resúmen / arquitectura / alfarería / iconografía e ideología / organización política / patrón funerario / Breve historia de un siglo de investigaciones de la Cultura Lima


Breve historia de un siglo de investigaciones de la Cultura Lima

por: Victor Falcón Huayta

El estudio de la producción del conocimiento sobre la cultura Lima (200-650 d.C.) implica, necesariamente, interesarnos en la historia de cómo la disciplina arqueológica ingresó al Perú, así como, la forma en que se "recolectaban" -o mejor dicho percibían y registraban- los datos sobre los cuales se basan nuestras interpretaciones de su proceso cultural. En nuestra opinión, grosso modo esta historia atravesó tres etapas que trazan un derrotero que -al menos en las dos primeras- refleja la historia de la arqueología en el Perú.

Veamos los rasgos más significativos en cada una de ellas. La primera etapa estuvo signada por las actividades del arqueólogo alemán Max Uhle y abarcó un lapso de tiempo que puede considerarse entre 1896 y 1911, es decir, durante el tiempo que trabajó en el Perú y sentó las bases de una arqueología moderna gracias a su sólida formación europea (Rowe, 1954, 1998; Hampe, 1998). Dado su carácter fundacional, en este período no se publicaron artículos o monografías específicas sobre la cultura Lima pero ya se advirtieron testimonios de su presencia. Por entonces, las culturas precolombinas se dividían entre Inca y pre-Inca, de allí que se entiende mejor por qué Uhle vincularía las expresiones culturales de esta época en la costa central a "la antigua cultura de Ica y Nazca" (Uhle, 1998 [1910]: 240). Uhle veía vínculos estilísticos con el sur, expresados en la decoración de la cerámica y un mural pintado encontrado en el valle de Chancay que interpretaba como "peces entrelazados" (Uhle, 1998 [1910]: 238, Fig. 4 y 242, Fig. 6). Su planteamiento parecía verse reforzado por un conjunto de piezas de cerámica -de claro estilo Nasca- mostrando paneles de figuras alargadas, aserradas y entrelazadas como motivo decorativo principal en vajillas procedentes del valle de Chancay (Ibíd.: 242, Fig.7).

Además de conocer este conjunto cerámico Lima procedente del valle de Chancay, Uhle estudió otros importantes centros monumentales de esta cultura, como: Copacabana (valle del Chillón), Huaca Aramburú (valle del Rímac), huaca Juliana (o "Pucllana" de Miraflores) y el cementerio de Nievería, además del Santuario de Pachacamac en donde encontró cerámica Lima "debajo de la terraza oriental más inferior del Templo del Sol" (Uhle, 1998 [1910]: 240 y 241, Fig. 5). Por estos motivos, y a pesar de su brevedad, este primer período puede ser llamado de "la influencia alemana".

Los ecos de las actividades de Uhle continuarían en la segunda etapa de esta historia de la investigación de la cultura Lima. Las colecciones que formó durante su fructífera estadía profesional en Lima -sea trabajando para la Universidad de California o para el Estado peruano- son objeto de estudios que tratan de describirlas y ordenarlas. Se iniciaría con el trabajo del francés Raoul d´Harcourt (1922) que estudia, principalmente, una parte de las colecciones que Uhle recuperó del cementerio de Nievería y que, entonces, se encontraban en el "Museo de Lima".1 Sigue con las actividades de arqueólogos norteamericanos como Alfred L. Kroeber (1926) y Ann H. Gayton (1927) que, asimismo, analizan las colecciones hechas por Uhle en Chancay y Nievería, respectivamente, depositadas en el museo de la Universidad de California. Uhle las había recolectado cuando trabajaba para esa institución entre y 1899 y 1905. El 1 de enero de 1906 Max Uhle fue contratado por el Estado peruano y nombrado Director del Museo Nacional del Perú (Kroeber y Strong, 1924: 3).

Los también norteamericanos, Gordon Willey (1943),2 William Duncan Strong y John H. Corbett (1943), Louis M. Stumer (1953, 1954), nuevamente, Alfred L. Kroeber (1954), Thomas C. Patterson (1966), Timothy K. Earle (1972) y Jeffrey Quilter (1986)3 realizan sendos trabajos de campo en sitios Lima que, mayormente, se publican como monografías y artículos específicos en donde se explayan sobre los testimonios de esta cultura como una clara entidad independiente. También están comprendidos en este período trabajos importantes del peruano Pedro Villar Córdova (1935), el ecuatoriano Jacinto Jijón y Caamaño (1949) y los italianos Pellegrino Claudio Sestieri y Ernesta Cerulli(1967), etc.4 Asimismo, en este lapso las expresiones materiales de la cultura Lima se agrupan bajo las etiquetas de "Proto Lima", "Interlocking", "Cajamarquilla", "Playa Grande", "Maranga", etc.

Ceramio Lima
Botella escultórica femenina (silbadora). Encontrada por Stumer en Playa Grande (1952). Foto: V.F.H.

Lo que nos interesa señalar con este rápido recuento es la preponderancia y el dominio de los arqueólogos norteamericanos que, por la cantidad y calidad de los resultados publicados, pueden dar nombre a este segundo período de investigación como de "la influencia norteamericana". Su punto culminante está marcado por la secuencia estilística de cerámica elaborada por T. C. Patterson (1966), la misma que sigue dictando el ordenamiento cronológico relativo a los restos de esta cultura hasta ahora y de la que se ha tomado el nombre -"Lima"- que la identifica actualmente entre la mayor parte de los estudiosos. Cabe señalar, además, que este período se caracteriza por la proyección y alcances de los trabajos realizados y publicaciones monográficas hechas por los colegas estadounidenses en un nivel, al presente, no igualado.

Cabe reflexionar sobre los factores que habrían posibilitado esta impronta norteamericana en el estudio de la cultura Lima, entre los que podemos mencionar: a) El orden y plan de sus investigaciones, pues comenzaron estudiando las colecciones de Max Uhle en los Estados Unidos, produciendo sendas monografías sobre cada una de ellas, b) Emprendieron programas de investigaciones regionales -excavando y/o prospectando en sitios Lima importantes- con metas claras, como la de establecer columnas cronológicas para ordenar e interpretar este desarrollo cultural en la costa central. Estos fueron los casos del frustrado intento de Louis M. Stumer, el exitoso de Thomas Patterson y el limitado al valle de Lurín de Timothy Earle, c) Sus investigaciones fueron patrocinadas por instituciones universitarias de prestigio contando con becas o fondos de investigación suficientes, d) Fue sostenida en el tiempo, por poco más de medio siglo.

Por último, el tercer período de investigaciones está marcado por la actividad de arqueólogos mayormente peruanos. Puede decirse que se define a principios de los ochenta y dura hasta el presente. Se caracterizaría por trabajos con intentos de articulación o síntesis limitados, ausencia de monografías publicadas que muestren por extenso los resultados de las excavaciones realizadas y un acatamiento, casi sin reservas, de la secuencia de Patterson.5 Asimismo, se contempla una notable escases de análisis arqueométricos -no obstante la disponibilidad local y externa de muchas de sus técnicas- entre los cuales destaca la relativa ausencia de series de fechados radiocarbónicos, los cuales son importantes para definir mejor la cronología, las variantes y los estilos en la secuencia cerámica y cultural del ámbito que abarcó su ocupación.

Huaca Pucllana
Recintos y plazas de la plataforma superior de Huaca Pucllana. Foto: V.F.H.

Se interviene en yacimientos monumentales como Pachacamac, Huaca Pucllana, Maranga, Melgarejo, Cerro Culebra, Cerro Trinidad, Cajamarquilla y Catalina Huanca.

Cerro Culebra
Cerro Culebra (Ventanilla). Foto: V.F.H.

Además de trabajos en otros sitios de menor tamaño, aunque no menos importantes. Destacan los trabajos de puesta en valor de la Huaca Pucllana, en donde la confluencia de su ubicación en uno de los distritos más ricos de la capital y el trabajo sostenido de tres décadas han dado como resultado el monumento de la cultura Lima más visibilizado en la actualidad (Flores, 2005). Sin embargo, por estar limitado a ese sitio y por la ausencia de publicaciones de envergadura que muestren los resultados de sus excavaciones de manera amplia y detallada, sus investigaciones no han incidido aún de manera sustancial en el esclarecimiento de las diferentes problemáticas de la sociedad Lima. Por los aspectos bosquejados esta etapa de la investigación de la cultura Lima podría denominarse "nacional".

Sus características pueden deberse a varios factores que valen la pena comentar, entre los que no está ausente el "desinterés" en que ha caído el tema por el escaso rédito que -en términos de prestigio intelectual- implicarían "descubrimientos poco espectaculares". Los cuales -pensando erróneamente claro está- no se darían entre las expresiones materiales de los Lima, comparadas con otras de sociedades coetáneas como los Moche de la costa norte y los Nasca de la costa sur. Actualmente, es necesario considerar la promoción mediática -tanto nacional como internacional- y estos factores subjetivos para postular a subsidios o fondos con mayores posibilidades de éxito, principalmente, estatales en el caso peruano.6 Es probable, asimismo, que este último aspecto tenga algo que ver con la "escasez" de investigadores extranjeros interesados en el estudio de la cultura Lima.7

Como sabemos, la práctica de una arqueología moderna exige el análisis multidisciplinario de los restos recuperados. Como, por ejemplo, los ensayos de análisis de levaduras, actividad fermentativa y de polen que Segura (2001) realizó con algunos resultados. Estos constituyen pruebas necesarias para sustentar propuestas más acotadas pero que, a la vez, tendrán mayores implicancias en las hipótesis explicativas. Como aquélla que un evento ENSO (El Niño Southern Oscillation) afectó de modo importante la historia de Cajamarquilla (Mogrovejo y Makowski 1999), como parecen indicar ciertos contextos no publicados en detalle. Sin embargo, cabría preguntarse si los impactos de los eventos ENSO no afectaron a la sociedad Lima en diferentes momentos a lo largo de su historia, de qué modo y en qué medida. En este aspecto, sin duda, la geología del cuaternario tiene algo que decir, como lo pone de manifiesto la aproximación de Valdez y Jacay (Ms). Muchos otros artículos y aportes se han dado en esta última etapa, sin embargo, no logran variar el perfil general aquí trazado (Paredes, 1992; Franco, 1993; Mogrovejo, 1995; Escobedo y Goldhausen, 1999; Barraza, 2000; Goldhausen, 2001; Falcón, 1997, 2000, 2001, 2003, 2004; Ccencho, 2001, 2006; Segura, 2004; Apolín y Vargas 2006, Vargas, 2006, Fernández y Falcón, 2011, etc.).

Por otro lado, volvemos a señalar los escasos fechados radiocarbónicos aplicados a sus restos orgánicos, poco más de una docena publicados al presente (Falcón, ms). Sólo una descripción detallada de los contextos excavados y sus asociaciones marcarán los criterios principales para la segregación de fases culturales y/o eventos sociales y naturales importantes. En este sentido, quedan muchas interrogantes en el estudio de la cultura Lima, algunas nunca enfocadas, como por ejemplo, la ausencia de las denominadas fases tardías (7, 8 y 9) de la secuencia Lima en el valle de Chancay, cuasi exclusivamente determinado por elementos estilísticos de la cerámica.

cuadro
Número de tiestos que sirvieron de base para definir cada fase estilística de cerámica. Según Patterson, 1966. Diagramación: V.F.H.

No se han realizado fechados radiocarbónicos para Cerro Trinidad, Chancayllo y Horcón, los tres sitios más importantes de esta cultura en el valle de Chancay,8 a pesar de la monumentalidad y complejidad de los dos últimos y la antigüedad en la historia de la investigación del tema del primero, con intervenciones directas de Uhle y Willey.

cuadro
Los números externos corresponden a las fases estilísticas de cerámica. Datos de la "muestra universo": Patterson, 1966. Diagramación: V.F.H.

Por otro lado, las fases medias de la secuencia (4, 5 y 6) concentran el 76% de la muestra total de fragmentos cerámicos usados para definirlas y sustentarlas (Patterson, 1966), sin embargo, nuestro conocimiento de las características de la arquitectura y sus asentamientos durante el tiempo que abarcarían son muy limitados.9 En consecuencia, sería posible ensayar una hipótesis en el sentido de que la ausencia de cerámica de las fases tardías en los extensos centros urbanos Lima del valle de Chancay se deba a causas corológicas (culturales) antes que cronológicas, es decir, cabe la posibilidad de que las fases medias en este valle tengan una mayor duración. Eso no lo sabemos a ciencia cierta.

Hay algunas lecciones importantes que sacar de esta breve historia de poco más de un siglo de investigaciones arqueológicas. Seguramente, el futuro de la arqueología de la cultura Lima exigirá mayores esfuerzos y mejores estrategias de investigación y planificación, sustentados en programas de campo institucionales de largo aliento -convenientemente financiados- que permitan conocer mejor el origen, desarrollo y desaparición de una sociedad de fuerte impronta regional que aún hoy conserva importantes yacimientos en el ámbito donde se asienta la actual capital del Perú.

Agradecimientos

Comencé a escribir estas reflexiones cuando era curador del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú (2004). Entonces, como ahora, he recibido el apoyo del personal de la Biblioteca de Estudios Precolombinos y colegas de esa institución a los cuales agradezco profundamente.

NOTAS:

1Actualmente la colección forma parte de los fondos del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú.

2Valga la ocasión para recordar a unos de los arqueólogos más destacados de América fallecido hace casi una década (1913-2002). Sus dos trabajos en el Perú, en los valles de Chancay (19441-42) y Virú (1946), en muchos aspectos no han sido superados al presente.

3El trabajo de Quilter (1986) es un caso especial, pues el autor buscaba un sitio Precerámico. Sin embargo, las excavaciones efectuadas en Cerro de Media Luna cuentan con los fechados radiocarbónicos mejor presentados.

4Para un recuento detallado de los trabajos de todos estos autores ver Kaulicke, 2001.

5Una notable excepción es el trabajo de Jacinto Jijón y Caamaño en Maranga (1949). Asimismo, es necesario indicar que como todo ensayo de ordenamiento y caracterización de períodos -en este caso de investigaciones de la sociedad Lima- no hay cortes ni límites tajantes. Una publicación final de los trabajos del primer período de investigaciones en Tablada de Lurín, iniciados por Josefina Ramos de Cox y culminados por Mercedes Cárdenas, expone de manera amplia materiales y contextos de una cultura que precede a la formación de la cultura Lima y, en este sentido, es una importante contribución a su conocimiento (Cárdenas, 1999). También podemos considerar como trabajos pioneros las exploraciones de Instituto Riva Agüero de la PUCP en las sierras de Lima, que han proporcionado las escuetas noticias que -sobre vasijas Lima- tenemos de esa zona; lamentablemente de contextos desconocidos por haber sido recuperados de manos de los lugareños. (Cárdenas 1974-75; Kaulicke 1974-75; Kaulicke 2001).

6"la tendencia de los investigadores a concentrarse sobre los problemas considerados como los más importantes (por ejemplo, porque han sido constituidos como tales, por productores dotados de un alto grado de legitimidad) se explica por el hecho de que un aporte o un descubrimiento que concierne a estas cuestiones está encaminado a aportar un beneficio simbólico más importante." (Bourdieu, 1999: 79; ver también García Canclini, 1995: 34), con la consiguiente posibilidad de obtener mayores fondos para excavaciones o "puestas en valor". Por ejemplo, he oído a investigadores quejarse de "que no dan dinero para esas cosas" al referirse a la parte de la investigación multidisciplinaria -o de análisis arqueométricos- que se debe aplicar a los diversos tipos de restos excavados. Por otro lado, esto se correlaciona cercanamente con el valor de los sitios u objetos en el mercado y tráfico de antigüedades. Asimismo, se busca la espectacularidad del patrimonio arqueológico en el esfuerzo por satisfacer expectativas turísticas, cuando el turismo se conceptualiza desde un punto de vista elemental e inmediatista. Estos son aspectos poco tratados en los estudios sobre la arqueología de los Andes Centrales pero que, como vemos, tienen una real incidencia en el desarrollo de la arqueología peruana.

7Asimismo, estos factores tienen una cierta influencia en el apoyo que se otorga a las investigaciones y las publicaciones sobre la cultura Lima. Una notable excepción es la publicación de Segura (2001), con datos recabados en proyectos auspiciados por una empresa privada que financió las investigaciones en Cajamarquilla pero que puede explicarse por el fin del estudio, una tesis de licenciatura.

8Cerro Trinidad prácticamente ha sido entregado al crecimiento desordenado de la ciudad de Chancay. Con respecto a Chancayllo y Horcón, sin presentaciones de sus características generales como asentamientos, están siendo paulatina e inexorablemente depredados por la actividad agrícola de los campos de cultivo que los ciñen contra los contrafuertes de los áridos cerros que los limitan o enmarcan. En este sentido, los tres sitios Lima más grandes de este valle corren serio peligro de desaparecer sin haber tenido un estudio siquiera preliminar.

9Sucede exactamente lo contrario con respecto a la relación entre el porcentaje de cerámica usada para definir las fases 7, 8 y 9 (12%) y los monumentales sitios asignados a éstas (y más investigados) como: Maranga, Pucllana, Melgarejo, Pachacamac, entre otros. Este factor puede evaluarse también en relación a la iconografía. (Falcón 2003).

Referencias

Apolín, José y Pedro Vargas
2006 "La importancia del tiburón en la cultura Lima: un estudio de las figuras de selacios y sus restos biológicos". Cuadernos de Investigación/INC Nº 1, Arqueología. Instituto Nacional de Cultura, pp. 3-16. Lima.
Barraza, Sergio
2000 "Las excavaciones de Louis Stumer en Playa Grande (1952): una aproximación a las prácticas funerarias Lima". Boletín del Instituto Riva-Agüero, Nº 27. Pontificia Universidad Católica del Perú. Lima.
Bourdieu, Pierre
1999 Intelectuales, Política y Poder. Eudeba. Argentina.
Cárdenas Martín, Mercedes
1974-75 "Vasijas del Intermedio Temprano en la sierra de Lima". Arqueología PUC. N° 15-16: 37-40. Publicación N° 96 del Instituto Riva-Agüero. Lima.
1999 Tablada de Lurín: Excavaciones 1958-1989: Patrones Funerarios. Tomo I. Pontificia Universidad Católica del Perú. Instituto Riva Agüero. Dirección Académica de Investigación. Tomo II: Antropología Física (autora: Judith Vivar Anaya).
Cencho Huamaní, José E.
2001 "Alfarería Pucllana. Propuesta de una metodología de clasificación y algunos aportes para el entendimiento de la Cultura Lima". Actas del XII Congreso Peruano del Hombre y la Cultura Andina (Ayacucho 24-29 de octubre de 1999), Pérez, Aguilar y Purizaga eds. Huamanga.
2006 "El Alfar Pucllana Nievería: Cambios registrados en una vajilla ceremonial y sus implicancias sociales". Cuadernos de Investigación/INC Nº 1, Arqueología. Instituto Nacional de Cultura, pp. 17-34. Lima.
d'Harcourt, Raoul
1922 "la Céramique de Cajamarquilla-Niveria" [sic]. Journal de la Société des Americanistes de Paris. Nouvelle série. T XIV, pp.107-118.
Earle, Timothy K.
1972 "Lurin valley Peru: Early Intermediate Period Settlement Development". American Antiquity, 37: 467-477.
Escobedo, Manuel y Marco Goldhausen
1999 "Algunas consideraciones acerca de la iconografía Lima". Baessler-Archiv, Neue Folge, Band XLVII. pp. 5-37. Berlín
Falcón Huayta, Victor
1997 "Un entierro de patrón funerario Lima en Cerro Culebra". Mauq'a Llacta 1(1):51-68. Lima.
2004 "Morir en Playa Grande. El rescate de un entierro de la cultura Lima". Imagen de la Muerte. Primer Congreso Latinoamericano de Ciencias Sociales y Humanidades. Leonardini, N. Rodríguez, D. y Cabanillas, F. (Comp.). UNMSM. pp. 23-37. Lima.
2003 "El motivo interlocking a través del ídolo de Playa Grande". Arqueológicas. Nº 26: 163-178. Revista de Investigaciones del Museo Nacional de Arqueología Antropología e Historia del Perú. Lima.
2001 "Copacabana: un sitio de la cultura Lima en el valle del Chillón". XII Congreso Peruano del Hombre y la Cultura Andina (Actas) . Tomo II, pp. 126-138. Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, Ayacucho.
2000 "Playa Grande: entre la aldea y el santuario ¿Un caso de interpretación arqueológica ambigua?". Arqueológicas. N° 24: 53-61. Revista de Investigaciones del Museo Nacional de Arqueología Antropología e Historia del Perú. Lima.
Ms "Fechados radiocarbónicos de la Cultura Lima". Manuscrito en posesión del autor.
Fernández, Arabel y Victor Falcón
2011 "Textilería de la cultura Lima. Nuevos aportes". Subido a Scrib el 11.06.2011. Ver: http://es.scribd.com/doc/71846592/TEXTILERIA-DE-LA-CULTURA-LIMA-NUEVOS-APORTES
Flores, Isabel
2005 Pucllana: esplendor de la Cultura Lima. Instituto Nacional de Cultura. Lima.
Franco, Régulo
1993 "El centro ceremonial de Pachacamac: nuevas evidencias en el Templo Viejo". Boletín de Lima 86, 45-62, Lima.
García Canclini, Néstor
1995 Ideología, Cultura y Poder. Cursos y Conferencias. Segunda Época. 5. Secretaria de extensión universitaria. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Buenos Aires. Argentina.
Gayton, Ann H.
1927 "The Uhle collections from Nievería". University of California publications in andean archaeology and ethnology. Vol.21, N° 8, pp. 305-329, plates, 91-97. University of California Press. Berkeley, California. Cambridge University Press. London , England.
Goldhausen, Marco
2001 "Avances en el estudio de la iconografía Lima". Arqueológicas 25: 223-263. Publicación del Instituto de Investigaciones Antropológicas. Museo Nacional de Arqueología Antropología e Historia del Perú. INC. Lima.
Hampe Martínez, Teodoro
1998 "Max Uhle y los orígenes del Museo de Historia Nacional". Max Uhle y el Perú Antiguo. Peter Kaulicke, editor. Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. pp. 123-156. Lima.
Jijón y Caamaño, Jacinto
1949 Maranga: contribución al conocimiento de los aborígenes del Valle del Rímac, Perú. La Prensa Católica, Quito.
Kaulicke, Peter
2001 "La sombra de Pachacamac: Huari en la costa central". Boletín de Arqueología PUCP. N° 4, 2000, pp. 313-358. Lima.
1974-75 "Reflexiones sobre la arqueología de la sierra de Lima". Arqueología PUC. N° 15-16: 29-36. Publicación N° 96 del Instituto Riva-Agüero. Lima.
Kroeber, A. L.
1926 "The Uhle Pottery Collections from Chancay". Publications in American Archaeology and Etnology University of California. Vol. 21, Nº 7, pp. 265-304. London-England.
1954 "Proto-Lima. A middle Period Culture of Peru". Fieldiana Anthropology, Vol. 44, Number 1. Chicago Natural History Museum. December.
Kroeber A. L. y W.D. Strong
1924 "The Uhle Collections from Chincha". Publications in American Archaeology and Etnology University of California. Vol. 21, pp. 1-54. London-England.
Mogrovejo, Juan
1995 "Tapicería de la cultura Lima: un hallazgo textil en Cerro Culebra". Gaceta Arqueológica Andina, Nº 24:63-72. Lima.
Mogrovejo, Juan y Cristóbal Makowski H.
1999 "Cajamarquilla y los Mega Niños en el pasado prehispánico". Iconos. Revista Peruana de Conservación Arte y Arqueología. Nº 1, pp. 46-57. Lima.
Paredes, Juan
1992 "Cerro Culebras: nuevos aportes acerca de una ocupación de la Cultura Lima (Costa Central del Perú)". Gaceta Arqueológica Andina, Vol. VI, Nº 22:51-62. Lima.
Patterson, Thomas C.
1966 Pattern and Process in the Early Intermediate Period of the Central Coast of Peru. University of California. Publication in Anthropology 3, Berkeley and Los Angeles.
Quilter, Jeffrey
1986 "Cerro de Media Luna; an early intermediate period site in the Chillón valley, Perú". Ñawpa Pacha 24, John Rowe and Patricia Lyon, Editors. pp. 73-98. Berkeley California.
Rowe, John H.
1954 Max Uhle, 1856-1944. A memoir of the Father of Peruvian Archaeology. University of California Press. Berkeley and Los Angeles.
1998 "Max Uhle y la Idea de Tiempo en la Arqueología Americana". Max Uhle y el Perú Antiguo. Peter Kaulicke, editor. Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. pp. 5-24. Lima.
Segura, Rafael
2001 Rito y Economía en Cajamarquilla. Pontificia Universidad Católica del Perú. Fondo Editorial.
2004 "La cerámica Lima en los albores del Horizonte Medio y algunas notas para el debate". Puruchuco y la sociedad Lima: un homenaje a Arturo Jiménez Borja. Luis Felipe Villacorta ed. pp, 97-117. Lima.
Sestieri, Pellegrino Claudio ed Ernesta Cerulli
1967 "Attivitá della Missione Archeologica Italiana in Perú. Cajamarquilla 1962-1965". Soprintendenza alle Antichitá di Roma V. Museo Preistorico-Etnografico L. Pigorini, Roma.
Strong, William Duncan and John H. Corbett
1943 "A Ceramic Sequence at Pachacamac. Columbia Studies in Archaeology Ethnology". Archaeological Studies in Peru 1941-1942, Strong, Willey and Corbett eds. Vol 1, Nº 2: 27-122. New York.
Stumer, Louis M.
1953 "Playa Grande. Primitive Elegance in Pre-Tiahuanaco Perú". Archaeology. Vol. 6, Nº 1: 42-48.
1954 "The Chillón valley of Perú (part 2). Excavation and reconnaissance. 1952-1953". Archaeology. Vol. 7, Nº 4: 220-228.
Uhle, Max
1998[1910] "Acerca de las culturas tempranas de Lima y sus Alrededores". Max Uhle y el Perú Antiguo. Peter Kaulicke, editor. Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. pp. 231-254. Lima.
Valdez, Rafael y Javier Jacay
Ms "Cronología, indicadores paleoclimáticos, aluviones y fenómenos de El Niño en la Costa Central del Perú". Ms en posesión de los autores.
Vargas, Pedro
2006 "El tiburón y las olas: apuntes preliminares para un entendimiento de las figuras arqueológicas Lima de Huaca Pucllana (500-700 d.C.)". Cuadernos de Investigación/INC Nº 1, Arqueología. Instituto Nacional de Cultura, pp. 77-90. Lima.
Villar Córdova, Pedro Eduardo
1935 Las Culturas Prehispánicas del Departamento de Lima. Homenaje al IV Centenario de la Fundación de Lima: o Antigua "Ciudad de los Reyes". Primera Edición. Lima.
Willey, Gordon Randolph
1943 "Excavations in the Chancay Valley". Columbia studies in archaeology and ethnology, vol. I, Nº. 3.

Texto: Víctor Falcón H. / fotos: Víctor Falcón H.

Regresar

 
                        

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.